Hoy es:

lunes, 14 de diciembre de 2015

En Bici Parque Pereyra-Punta Lara-La Plata 24-11-15

Hola amigos, una vez mas tuvimos que improvisar una salida y postergar la rural por la lluvia caida en la semana.
Decidimos irmos para el lado de La Plata, una vueltita por esos pagos acompañados por nuestro querido amigo Pablo L.
Nos encontramos como siempre en la Estacion de servicio de Villa Elisa para el armado de bicis y posterior salida.
Arrancamos como siempre para internarnos en el parque con la duda de cuanto barro habria y si podriamos disfrutar del lugar como nos gustaria, por suerte estaba bastante transitable y pudimos llegar al Arbol de Cristal primero y seguir los senderos que mejor estaban para ir buscando la forma de disfrutar y divertirnos. Dentro del parque cada uno lo disfruta a su manera, algunos por la forma que hay que manejar, otros por el barro, otros por los lugares que vamos viendo y como vamos llegando, pero la realidad es que todos lo disfrutamos.
Saliendo nos detuvimos en la estacion Pereyra para hacer la foto de rutina. El nombre de la estación ferroviaria se debe al propietario de la estancia "San Juan" Leonardo Pereyra, cuya propiedad fue el establecimiento ganadero más importante del país entre fines de 1800 y principios de 1900, además de ser una de las primeras estancias en parquizarse de acuerdo a modelos europeos. Este establecimiento con su inmenso parque fue expropiado por el Gobierno Nacional en 1949, para convertirlo en parque público bajo el nombre Parque Los Derechos de la Ancianidad (decreto 5444), cambiando el nombre de la estación ferroviaria Pereyra por el de Derechos de la Ancianidad. Posteriormente, en 1954 por decreto 5753, este parque pasó a llamarse Parque Presidente Perón, extendiéndose el mismo nombre a la estación ferroviaria. Finalmente, por decreto ley 701 de 1955, el parque se denominó Parque Provincial Pereyra Iraola, reconociendo a los propietarios originales de la antigua estancia. La estación ferroviaria pasó a llamarse solo Pereyra. Desde aqui, salimos hacia el Rio de la Plata con el objetivo de llegar a Punta Lara para almorzar.
Llegamos en un buen horario, buscamos un lugar donde comer unos exquisitos sandwiches era el ideal, y asi fue !!
Nadie puede negar que lo que comimos no era lo que fuimos a buscar. Verdaderamente riquisimos. Punta Lara es una localidad balnearia del partido de Ensenada, en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Antes de que se acentuara la contaminación del estuario (la cual se dio principalmente en el último cuarto del siglo XX) las costas de Punta Lara eran generosas para la pesca deportiva. Hoy, esta actividad pese a lo dicho anteriormente se sigue efectuando en buena cantidad. A pesar de su notorio deterioro, continúa siendo un atractivo turístico el Palacio Piria (Ensenada) ubicado en el Camino Costero Almirante Brown, entre las calles 26 y 40. Aquí residió algunos años el famoso empresario uruguayo Francisco Piria con propósito de convertir la zona en un importante balneario. Sin embargo al no concretar su objetivo, regresa a su país de origen. El palacio, por Ley 12.955 de la provincia de Buenos Aires fue declarado Monumento Histórico y bien incorporado al Patrimonio Cultural de la Provincia.
En el lugar tambien hay una Reserva Natural, Allá por 1939 se produjo un hecho que seguramente pasó inadvertido por la mayor parte de la sociedad, comenzó a estudiar la zona el Dr. Angel L. Cabrera, botánico reconocido, que luego de algunos años, en 1943 publica un libro junto a Genoveve Dawson, llamado la Selva Marginal de Punta Lara. Representa el ecosistema típico de la Ribera Rioplatense. No podemos definir a la costa rioplatense como un único ambiente sino como la suma de varios ecosistemas, a modo de un mosaico de azulejos formado por varias piezas de distintas formas, texturas y colores.
Despues de divertirnos en la playa un rato nos fuimos a la Ciudad de La Plata para hacer un mini city tour. Elejimos un camino que nos deposite prontamente en la ciudad de las Diagonales, para llegar al bosque platense y recorrerlo casi todo, El Museo de Ciencias, el Hipodromo, La Cancha de Gimnasia, La de Estudiantes de la Plata, etc. Pero no podiamos irnos sin estar un La Catedral, la hermosa Catedral que tiene la Ciudad y porque no nuestro Pais.
La piedra fundacional de la Catedral de La Plata se coloca en el año 1884, dos años después de la Fundación de la ciudad de La Plata. Obreros inmigrantes llegaban de Italia, Francia, España y Alemania con la misión de levantar una nueva ciudad, “La Ciudad de La Plata”, con sus edificios más importantes alineados sobre un eje monumental, y entre ellos la Catedral. “La naturaleza, decía Dardo Rocha, nos enseña que las formaciones duraderas solo se elevan con gran esfuerzo y en largo tiempo, y así las obras de los hombres, para que duren, necesitan ser a imagen de ellos, hechas con dura labor y esfuerzo infatigable…”. Y es así como se advierte la determinación primitiva de dotar a la ciudad de La Plata de un templo católico de grandes dimensiones. El 19 de noviembre de 1932 fue inaugurado el Templo Mayor con una solemne misa en el día del cincuentenario de la Ciudad de La Plata. Para esa fecha, la Catedral, permanecía inconclusa; faltaba terminar las dos torres del frente, colocar los vitrales, pisos, esculturas, ornamentos y que se realizaran las importantes obras en madera del interior del Templo. La Parroquia “Nuestra Señora de los Dolores”" es el principal templo católico de la ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires en la República Argentina, y uno de los más grandes de Latinoamérica. Las obras de construcción de la catedral se interrumpieron por tiempo indefinido. De acuerdo con algunos estudios, los cimientos originales eran insuficientes para completar las torres y revestir la catedral de piedra, tal como estaba planeado en el diseño original. A mediados de la década de 1990, tras sesenta años de haber interrumpido las tareas, la Unidad Ejecutora de las Obras de la Catedral anunció que el edificio sería restaurado y completado, y para ello se sancionó la ley provincial 11.861, en 1996. El 16 de febrero de 1998, el gobierno provincial a cargo de Eduardo Duhalde adjudicó la primera etapa a la Unión Transitoria de Empresas "Carner" y "Palma-Rol Ingeniería". La obra de restauración y terminación de la catedral incluyó las siguientes tareas: Reforzar los cimientos. Detener el deterioro de los ladrillos y las juntas. Completar las dos torres laterales, seis torretas, 200 pináculos, y 800 agujas y detener su derrumbe parcial. Instalar un carillón de 25 campanas. Sustituir la cruz de hierro del cuerpo principal. La tarea se realizó utilizando técnicas muy modernas. Por ejemplo, el refuerzo de los cimientos se realizó mediante un sistema de micropilotaje de hormigón que se inyectó a través de pequeñas perforaciones. Se decidió no revestir el templo de piedra, sino dejarlo con ladrillo a la vista. Este arreglo le da a la catedral un carácter muy singular y diferente a otras catedrales neogóticas, y evoca el estilo gótico báltico, a veces llamado gótico de ladrillos.
El 20 de diciembre de 1998 el Ballet del Teatro Argentino bailó una coreografía preparada para el Magnificat BWV 243 de Bach, para celebrar las obras de terminación de la fachada e instalación de los cristales del rosetón. El papa Juan Pablo II bendijo los trabajos. Las obras principales, incluyendo dos gigantescas torres de 112 m de altura, concluyeron a fines de 1999, y un festejo de inauguración se realizó la noche de ese 19 de noviembre, pero habrá tareas menores que quedarán pendientes por muchos años. La catedral de La Plata con sus torres de 112 metros de altura se ubica en quinto lugar de las construcciones religiosas más altas de América, siendo rebasada por la Catedral de Maringá en Brasil con 124 metros de altura, la Riverside Church en Nueva York con 119 metros de altura, la Basílica del Voto Nacional de Quito con sus dos torres frontales de 115 metros de altura y la Catedral de Manizales en Colombia con su torre central de 113 metros de altura. Le sigue el Santuario Guadalupano, en Zamora Michoacán, México con 107.5 metros de altura, la Basílica de Nuestra Señora de Luján con 106 metros de altura y la Catedral de San Patricio (St. Patrick´s Cathedral) en Nueva York, con 100 metros de altura.
Terminada la visita a la Ciudad, regresamos al punto de partida para disfrutar de un merecido refrigerio, armar nuestras bicis y regresar a casa, sin antes decir como siempre: Hasta la proxima salida amigos.!! Todas las Fotos de la salida aca: