Hoy es:

domingo, 16 de noviembre de 2008

Zarate, el puente-Campana y la Isla Talavera

Los orígenes de Zárate
La región en la que se encuentra el Partido de Zárate estaba poblada, en tiempos anteriores a la conquista, por diversos grupos indígenas: los guaraníes en las islas del Delta y en las costas, los pampas en las llanuras bonaerenses y grupos guaycurúes, especialmente chanás, en las islas del sur del Delta y desembocadura del Paraná.
Posteriormente las tierras fueron adjudicadas, como mercedes, a los distintos beneficiarios entre los años 1604 y 1635. Pero bajo diversas circunstancias, la mayoría de ellas pasaron a ser propiedad de los jesuitas que entonces organizaron una gran explotación agraria. Expulsados por Carlos III, en 1767, gran parte de estas tierras fueron compradas por Don José Antonio de Otálora en 1785.
Hacia fines del siglo XVII Gonzalo de Zárate, de origen paraguayo, poseía también tierras en esta zona, con frente al Paraná de las Palmas, adquiridas a los herederos de las primitivas mercedes. En consecuencia, hacia esa época todas las tierras de nuestro Partido quedaban comprendidas dentro de estas dos únicas propiedades.
Al constituirse el Virreinato del Río de la Plata y organizarse la administración civil, el área quedó incorporada al Partido de Exaltación de la Cruz, dependiente del Cabildo de Luján.
A principios del siglo XIX, se radicaron en la zona los hermanos Pedro y José Antonio Anta quienes adquirieron tierras pertenecientes, principalmente, a los herederos de Gonzalo de Zárate. Formaron con ellas una importante propiedad con un frente de algo más de 2.000 metros sobre el Paraná, desarrollando una intensa actividad agropecuaria y comercial que sería decisiva en el futuro progreso del pueblo, que entonces ocupaba como modesto caserío un sector de estas tierras en las proximidades del puerto natural.


Puente Zárate-Brazo largo
El Complejo Ferrovial Zárate - Brazo Largo es la principal vía de comunicación entre el sur de la provincia de Entre Rios y el norte de la de Buenos Aires, en Argentina. Este complejo tiene como figuras salientes dos puentes que se encuentran a unos 30 Km de distancia entre sí, y que cruzan los ríos Parana de las Palmas y Parana Guazu.
Habilitado al tránsito el 14 de diciembre de 1977, el nombre oficial del complejo a partir de 1995 pasó a ser Complejo Unión Nacional. Sin embargo, se lo conoce popularmente con su antiguo nombre, el cual se debe a las ciudades que conecta: Zárate en la provincia de Buenos Aires, y Brazo Largo en Entre Ríos. Ambos puentes fueron diseñados por Fabrizio de Miranda. El puente que atraviesa el Paraná de las Palmas lleva el nombre de General Bartolomé Mitre, mientras que el que cruza el Paraná Guazú se llama Justo José de Urquiza. Por su parte, las vías férreas forman parte del Ferrocarril General Urquiza


Campana:
El pueblo de Campana debe su nombre a quien fuera propietario de la estancia en la que hoy se encuentra ubicado: el comerciante andaluz Francisco Alvarez Campana. Por eso, desde mediado del siglo XVIII, se conoció a estas tierras como el RINCON DE CAMPANA. Después de numerosas transacciones, la propiedad pasa a manos de los hermanos Costa.
En 1875, se procede al loteo y creación del pueblo de Campana. Como dato interesante cabe señalar el hecho de que ya por entonces Campana se perfilaba como un importante polo de desarrollo; el puerto de ultramar y la creación de la línea férrea, ratificarían ese destino de progreso. Al año siguiente, se realiza el primer viaje de ferrocarril que uniría Retiro con Campana. Numerosas instituciones, como el correo, la policía, el consejo escolar y las escuelas, hacen pronta aparición en el pueblo que comienza a poblarse de numerosos inmigrantes.
En 1885 el pueblo se separa del partido de Exaltación de La Cruz, creándose el de Campana, el 6 de julio del mismo año. Don Alfredo Dabble levanta el primer frigorífico Argentino. Se instalan así numerosas industrias: El Molino Harinero de Morixe, la Destilería de Alcohol, etc.
Hasta 1924, el Frigorífico, dio empleo a miles de trabajadores campanenses. Ese año un incendio destruye sus instalaciones. Desde entonces, Campana entra en una pronunciada decadencia que se prolonga hasta la instalación en nuestra ciudad de la empresa Dalmine SAFTA, en 1954. Se radicaron además otras industrias de 1er. Nivel, como la destilería Esso Sapa, Cometarsa, Carborundum, Pasa, Rhasa, etc
El Delta de Campana e Isla Talavera:
En su desembocadura y después de recorrer 4.500 kilómetros. El Río Paraná forma el Delta del Paraná, zona de nuestro país que tan bien describió Macos Sastre en su libro “Temple Argentino”.
Sobre una superficie de 954,54 km2 al partido de Campana le corresponden 577,54 km2 del mencionado delta.
En un período del país signado por la expansión poblacional, numerosos inmigrantes se afincaron en el sector Islas en especial cuando se construyó el canal Leandro N. Alem entre el Paraná de las Palmas y el Paraná Guazú.
Un ejemplo lo constituye el almacén de ramos generales y recreo isleño Blondeau, que todavía funciona afincado desde 1922 en la confluencia de ese canal y el Río Carabelas.
El aprovechamiento de las condiciones del suelo favorecieron la instalación de algunos establecimientos fabriles y también fueron muy importantes los emprendimientos forestales y frutihortícolas, sin olvidar la ganadería en algunas zonas apropiadas.
El considerable aumento de la población obligó a la comuna de Campana a la creación de escuelas primarias y unidades sanitarias.
Como es lógico para el traslado y abastecimiento de los pobladores surgieron los servicios de lanchas de pasajeros y de provisión.
El cierre de las fábricas,, la baja redituabilidad de los productos primarios, unido a las inclemencias del tiempo, fundamentalmente las crecidas, desalentaron en especial a los jóvenes, quienes emigraron en busca de nuevos horizontes a la ciudad y, además, para acceder a estudios secundarios y terciarios.
Todo eso trajo como consecuencia el cese de algunas escuelas y medios de transporte. En la actualidad – y pese a los esfuerzos de las autoridades municipales – no se notan cambios muy importantes, y solo viven allí pobladores mayores de edad muy arraigados y quines explotan los servicios para turismo los fines de semana.